Legislacion Psicosociales

From OSHWiki
Jump to: navigation, search


Legislacion belga innovadora como futuro modelo europeo de referencia en riesgos psicosociales

Esta nueva legislación define el alcance de los riesgos psicosociales y los equipara a los riesgos generales tradicionales, define el rol de los personajes clave relacionados con esta problemática y modifica los procedimientos internos de actuación/denuncia y concreta la posibilidad para las víctimas de solicitar compensación o indemnización en el supuesto de vulneración.Esto supone un nivel de protección en esta materia pionera a nivel de legislaciones en Europa, términos como burnout o síndrome de trabajador quemado se menciona explícitamente como parte de los riesgos psicosociales.[1]

El texto completo figura en el siguiente enlace vigente desde el 01 de septiembre:

Esta nueva disposición aborda las diferentes dimensiones no limitando al acoso moral y sexual en el trabajo. Ahora los riesgos psicosociales deben ser incluidos en la política de prevención de la empresa igual que todos los demás riesgos que pueden afectar a la seguridad y la salud de los trabajadores. Con esta legislación se propicia además un cauce práctico en la denuncia en el seno de la empresa, asimilándose este proceso a figuras ya implantadas en la legislación española tales como el protocolo de acoso, códigos de conducta, etc… El Derecho de la Unión Europea ha abordado parcialmente la cuestión de los riesgos psicosociales; de ahí que no fuera posible encontrar una definición jurídico-normativa de los mismos, ni pronunciamientos explícitos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, más allá del Acuerdo europeo sobre estrés antes mencionado y el Acuerdo Marco Europeo sobre el acoso o violencia en el trabajo.

Esta nueva legislación impone a los empresarios la obligación de adoptar medidas para prevenir los riesgos psicosociales y los daños que pudieran generar de una forma práctica, alejándose de las actuales legislaciones a nivel europeo que priman más aspectos teóricos.

Hoy en día los denominados riesgos psicosociales en general, y la violencia psicológica en el trabajo en particular, representan ya el segundo problema de salud laboral en Europa, afectando a más de 40 millones de personas trabajadoras según las encuestas de la Fundación Europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo. A través de las últimas Estrategias comunitarias de seguridad y salud se marcó como objetivo promover un verdadero bienestar en el trabajo, psico-físico, moral y social.

Se definen los actores clave: la nueva legislación precisa el papel que deben desarrollar, en relación con los riesgos psicosociales tanto el empresario como la línea jerárquica, el comité de seguridad y salud en el trabajo, los técnicos de prevención y los médicos del trabajo. Se mejora la integración de los actores claves en esta problemática, cuando la mayor parte de países de la UE están obsesionados con integrar la seguridad y salud en la organización, esta legislación belga al igual que similares en países nórdicos van más allá designando las figuras y su función dentro del organigrama empresarial.Se designa la figura de un intermediario denominado “persona de confianza” que actuará de forma informal en los procesos. Se establece además un procedimiento de intervención formal (participación de un consejero de prevención, con un análisis de la situación, informe y posterior propuesta) e informal (entrevistas, intervención de una tercera persona, conciliación) En esta integración y definición de actores clave se prevé una formación específica a diferencia d la legislación española que se caracteriza por falta de formación en actores clave como médicos del trabajo, psicólogos, médicos contingencias comunes, etc… En algunos países ya existía esta figura informal en forma de Servicio de intermediación, consultoría, personal técnico especializado, etc…Se produce una mejora en el ámbito de la violencia o acoso moral, sexual en el plano del resarcimiento ante la justicia laboral en forma de indemnización por los daños morales y materiales padecidos.[2]

La deficiente protección y regulación de los factores psicosociales subrayan la necesidad desde hace muchos años de acomodar una legislación más innovadora y acorde a la actual problemática.


Para las autoridades comunitarias, las enfermedades del trabajo vinculadas a los factores de riesgo psicosocial, aun siendo reconocidos oficialmente como el principal problema de salud laboral, no reunirían todavía la suficiente evidencia científica como para ingresar en el privilegiado catálogo de enfermedades profesionales reglamentadas.

Existe por tanto una especial preocupación a nivel comunitario desde la Comisión Europea en tomar esta legislación como referencia y base para el desarrollo a nivel comunitario y en otros países.

References


Contributors

Deroiste, Ivan Williams