Vending saludable

From OSHWiki
Jump to: navigation, search


En el ámbito de la Salud Laboral tenemos varias líneas de actuación, y no voy a entrar en cuáles son las más importantes o las claves. No es el objetivo de este artículo. Mi intención es destacar algunos puntos a considerar:

-Cada vez tenemos más evidencia científica (estudios) que relacionan una nutrición adecuada con la prevención de enfermedades de todo tipo. Desde cáncer a hipertensión arterial pasando por sobrepeso y obesidad.

- Si ya tenemos alguna de las antes mencionadas enfermedades no transmisibles, que afectan a un número muy alto de población laboral activa, casi con seguridad el médico que nos trata nos habrá dado unas recomendaciones dietéticas a seguir.

-Es responsabilidad nuestra seguirlas y concienciarnos de su importancia. En cierto modo, lo que se dice “empoderarse”.

- En el lugar de trabajo pasamos unas cuantas horas de nuestras vidas. En estas horas, además de obviamente trabajar, desarrollamos nuestras funciones fisiológicas habituales. Entre otras, podemos sentir apetito, hambre, o puede que lleguemos a necesitar hacer alguna comida más o menos abundante.

-Podemos exigir que el entorno laboral no solo no dificulte el cumplimiento terapéutico (seguir las recomendaciones en cuanto a alimentación del médico en caso de que ya tengamos una enfermedad)

-Debemos además pedir un ambiente que ayude en la prevención de dichas enfermedades no transmisibles.

Aunque no estén directamente producidas por el trabajo, indirectamente si éste nos procura un “ambiente obesiógeno”, es decir unas opciones alimenticias formadas por alimentos con alta densidad calórica y ricos en calorías vacías (bollería industrial principalmente) ´puede estar conduciéndonos a ser un caso más en la epidemia de obesidad que asuela al mundo. Sin olvidarnos del resto de enfermedades.

Los médicos sabemos también que no se puede culpabilizar a alguien por no seguir nuestras famosas recomendaciones sobre comer menos y moverse más. Podemos pedir a los pacientes como decía antes, que se responsabilicen, pero con matices. Hay que hacer algo más, dar más recursos que eso, porque los mecanismos neurofisiológicos que llevan a una persona a elegir alimentos inadecuados y/o en exceso, son muy complejos y afectan principalmente al comportamiento. Por decirlo de una forma gráfica, en cierto modo es como una adicción en la que la voluntariedad está muy dificultada. No vale decir : come menos y así. Hay que ayudar más.

Además, importantes científicos sostienen que la industria alimenticia diseña comidas para hacerlas atractivas y adictivas, aunque personalmente me consta que esto es una generalización y existen las excepciones.

Lo que está claro en mi opinión es que el entorno en el que trabajamos debe facilitarnos la adopción de hábitos saludables. Y lo que no puede ser es que los obstaculice.

Como sabemos que precisamente a las personas que más necesitan elegir el alimento saludable es a las que más les cuesta escoger esa opción, tiene todo el sentido exigir que en los entornos de trabajo la opción saludable sea la única posible, la única presente.

Como no está en mi mano imponer algo así, y en general todos los cambios es mejor hacerlos poco a poco, en general se pide que el 50% de los productos ofertados por las máquinas de vending respondan a las características de “saludable”.

Lo entrecomillo porque atribuir ese carácter de saludable a un alimento de por sí no es muy correcto, pero existen guías de expertos donde se recogen las características que debe reunir un “alimento saludable” para, en el contexto de una dieta equilibrada y variada, ser considerado como tal.

LA MEDICION DE RESULTADOS

Para terminar me gustaría hablar de esto, porque tengo la impresión de que medir el resultado de cualquier acción a nivel empresarial se ha convertido en un punto clave en la gestión actual. Medición o evaluación de resultados.

En iniciativas como la implementación de un plan de vending saludable en la empresa, la “tentación” puede llegar a ser medir efectos sobre el peso o el índice de mas corporal de los empleados, o sobre las cifras tensionales o el perímetro abdominal, por citar algunos.

Lamentablemente ahí puede aparecer lo que me voy a permitir llamar desagradables sorpresas, porque son parámetros que responden a múltiples factores y no solo a aspectos más o menos importantes de la ingesta alimenticia. Además, hay que dar un tiempo para que actúen sobre el organismo, que debemos tener siempre presente que está formado por muchísimas y muy complejas funciones.

Lo anterior no quiere decir en absoluto que no se pueda medir el resultado de una iniciativa de vending saludable en la empresa. Pero en mi opinión, ya sabemos (o ya hay evidencia científica suficiente si preferís) que mantener una nutrición correcta trata y previene enfermedades no transmisibles, por lo que la medida no debe enfocarse ahí, que entra más en el ámbito de los ensayos clínicos, sino en el grado de aceptación. En medir y evaluar la satisfacción de los trabajadores con la disponibilidad de productos saludables en las máquinas de vending de su empresa y en el éxito de ventas de los mismos.

Me gustaría presentaros GOSASUN , de la Agencia Vasca de Innovación, que ha hecho un trabajo fantástico y muy completo, poniendo al alcance de todos el material necesario para poder implementar políticas de vending saludable en cualquier entorno laboral.

Contributors

Blanca Usoz